Header Ads

Cuánto va a sufrir un escritor como usted en este país: Sobre Bitácora del último de los veleros de Orlando Mazeyra.



Cuánto va a sufrir un escritor como usted en este país: Sobre Bitácora del último de los veleros de Orlando Mazeyra.


La pieza oscura del poeta Enrique Lihn encierra unos hermosos versos que hablan del desamor y la asfixia familiar, niños salvajes escapando de la mirada vigilante de  los adultos, la culpa tras el descubrimiento del cuerpo y el verse perdidos en el contrasentido del reloj que arrebata la inocencia.

"como en aguas mansas, serenamente veloces; en ellas nos dispersamos para siempre, al igual que los restos de un mismo naufragio.
Pero una parte de mí no ha girado al compás de la rueda, a favor de la corriente.
Nada es bastante real para un fantasma."

Invoco estas imágenes poéticas a propósito de la narrativa de Orlando Mazeyra y su nuevo libro "Bitácora del último de los veleros" (Aletheya, 2016), no sólo por la evidente relación  del título con la idea del mar y del tiempo, sino por el sentimiento que atraviesa los distintos relatos que componen la obra. Los cuentos de Mazeyra también transcurren en una pieza oscura y se valen muchas veces de lo biográfico como cuando el autor satiriza el lanzamiento de su último libro en la FIL Lima y cruza esta desventura literaria y asimismo el oficio de escribir cuentos, reseñas de cine o crónica deportiva -la escritura como salvavidas ante lo íntimo- confrontando la intrahistoria para retratar la decadencia de la familia y la desintegración del yo, sea por la indolencia de madres que se refugian en la negación del fracaso matrimonial y las fórmulas mágicas para no envejecer o padres que transitan entre la violencia de un dictador y el abandono a causa de la botella o los negocios, trabajos patéticos que no se pueden retener en un país sumido en el absurdo de su autodestrucción y por encima de todo esto  musas muertas, sea cual sea su nombre,  ella que fantasmática fluye como esa pasión que tan bien explica el agente Sandoval en esa escena del bar hablando sobre Racing y el alcohol en el film de Campanella.

No es antojadizo por tanto el usar la poesía para hablar de un libro de prosa como el de Mazeyra, uno que en primera instancia está dedicado al más poético de todos los narradores del Perú y que participa de un relato como uno de los protagonistas. Oswaldo querido intercambiando cartas sobre la situación del escritor y los críticos, recordando lo que Martín Adán dijera: -Cuánto va a sufrir un escritor como usted en este país.

Un escritor cual Mazeyra, talentoso y capaz de crear momentos altamente poéticos como ese de un hombre aferrado al dolor de su perro, una alegoría hermosa que reafirma en la fuerza de ese lazo tan primal, la derrota de todos los demás afectos. Un autor que además tiene una escritura que no sacrifica el ritmo y musicalidad para preservar lo verosímil de lo coloquial, del día a día sino que logra conjugarlo con hondura y precisión tallando líneas que el lector podrá seguir en la exploración de lo insondable.


Daniel Rojas Pachas
México 2016


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.