Header Ads

Tres poetas esenciales para la literatura de arica (Escilda Greve, Nana Gutiérrez y Alicia Galaz)







Escilda Greve
1906 - 1990


Poeta. Publicó diez libros de poesía. Entre los que destacan “Guijarros de color” (1942), “Espejos en el aire” (1960) e “Imán verde” (1964). Escribió dos novelas: “Ella” y “Entre sollozos”. Su último libro publicado fue “Tres mujeres en la poesía chilena” (1983). 
 

LA MANO DEL VIENTO


¿En dónde está la cicatriz?
¿En dónde el seno?
Para morir de inhibiciones,
tiene el hueco de una mano amiga.

es la mano del viento,
es esa mano
que al comenzar el remolino,
suelta la depresión de tus falanges.

Parece que anudaras
entre cada raíz
la curvatura de tu pelo,
que no alcanzó a trenzar los infinitos.

Has de hundir tu estatura
en cada paso.
Has de calzarte en la esperanza
y resurgir después, cuando haya sangre.


MULTITUDES

Eran las diez en los relojes de las constelaciones ignoradas
y en el revés del tiempo fluían sombras devorantes,
llevando la dulzura ametrallada de penetrante mordedura.

Eran las diez en punto y el mundo andaba ausente
con sus astros, sus mares, y con sus multitudes
tratando de lavar la sangre de la historia.

Cuando estaban sin vida sobre su propia vida,
cuando estaban crecidos del odio bajo su odio
cuando tenían lástima de su yo junto al llanto.

Cuando sentían sed, cuando acosaba el frío,
cuando el horror tomara como albergue sus ojos,
supieron que no estaban nacidos, sino armados.

Siendo las diez, el temporal rompió la esfera
de todos los relojes, para esconder la angustia
y en el revés del tiempo, las sombras se esfumaron.



 
RAZÓN DEL UNIVERSO

La muerte, poco a poco, imitando a la vida.
La muerte caminando por sobre el sentimiento,
pisoteando la angustia,
pasando la trinchera de la ciencia.

El ojo de la esquina que marca los caminos
va por cerrar el párpado frente al son de los ecos.
La muerte sonríe, no hay sol en las pupilas,
el llanto se hace grito, el grito se hace espanto.
La vida nunca ha sido razón del universo.

 (De "Silencio a silencio", 1969)


Más información de la autora en:








Nana Gutiérrez
 Tacna, 1924- Arica, 1985

Poeta chilena de línea rupturista, se ganó el respeto de gigantes de la poesía como Pablo Neruda y Nicanor Parra. Cultivó la anti poesía, donde mostró una aguda sensibilidad social con un exacto toque de ironía en alianza con un fino humor irreverente. Fue una activa movilizadora cultural y ayudó a promocionar a muchos jóvenes poetas en la década de los setenta.

Autora de los libros MANOS ARRIBA, 1968; POR EL RABO DEL OJO, 1970; CORRESPONDENCIA, 1972; INSECTARIO, 1980. Figura en la "Antología del Nuevo Cuento Chileno" de Enri­que Lafourcade, Zig-Zag, 1954 y en la Antología de la Poesía Nortina" de Mario Bahamonde, Ed. Universitaria, 1966.

Murió a los 61 años.


PIE EN TIERRA


La eternidad

la

eternidad qué

me importa

a

mí la

eternidad!

Yo

quiero

Volar

en esta

realidad.

LAS POETISAS

OJO!
Han de saber Ustedes
que no hay nada más deplorable
nada mas fastidioso
que las Señoritas Poetisas!
Estas Señoritas han invadido el mundo
han invadido los Círculos Literarios
han hecho morir del corazón,
a varios catedráticos!
Las hay de todos colores
y de todas tallas:
Poetisas de bigote
Poetisas sin escrúpulos
Poetisas con dientes postizos
Poetisas con faltas de ortografía
Poetisas flacas como
agujas de costureras tristes.
Poetisas en busca de un marido
Poetisas terror de Editoriales!
Poetisas que persiguen
a los Premios Nacionales.
Poetisas madres de familia.
Poetisas que van por las calles
ubicando a sus víctimas.
Y las hay peores:
Poetisas Lolitas
Poetisas beatniks
Poetisas con pantalones
Saint Tropez
(capaces de volver loco a
cualquier Poeta del gremio)
Poetisas que escriben con el dedo.
Poetisas que sueñan con ser hombres
Poetisas recién dadas de alta
del Hospital Psiquiátrico.
Poetisas en tratamiento perpetuo.
Poetisas de provincia
Poetisas de la Antártida
Poetisas capaces de odiosos recitales.
Poetisas a punto de suicidarse
Poetisas de vuelta del suicidio.
Poetisas para bautizos
Poetisas adictas
a tomar Coca Cola.
Poetisas de pelo en pecho.
Poetisas picadas de viruela
Poetisas Beatles.
Pero, Ojo! Señores, todas ellas
terminaran con esta
maquiavélica invasión
con esta lluvia
con este vendaval



Más información de la autora en:







Alicia Galaz Vivar
1936-2003

Alicia Galaz publicó tres libros de poesía: Jaula gruesa para el animal hembra, Ed. Mimbre, Arica, Chile, 1972; Oficio de mudanza, Betania, Madrid, 1987; Señas distantes de lo preferido, LAR, Santiago-Concepción, Chile, 1990). Su poesía aparece en numerosas antologías en Latinoamérica, España y Estados Unidos (Bocannera, Agosín, Lagos) y en revistas especializadas.

Como ensayista se destacó con su Antología Anotada de Luis de Góngora (Ed. Universitaria, Santiago, 1961), que ha pasado a ser un clásico universal en el estudio del poeta cordobés y es texto que se utiliza en los cursos doctorales de Universidades en España, Latinoamérica y Estados Unidos.
Sus publicaciones en el campo de los estudios literarios son numerosas. Fue profesora en la sedes Antofagasta y Arica de la Universidad de Chile. Realizó una importante labor como directora de la Revista Tebaida-Chilepoesía (publicada por la Ed. Nascimento), entre 1968 y 1973 que alcanzó una difusión continental.
Alicia Galaz falleció en la ciudad universitaria de Martin, Tennessee, su lugar de residencia, en Estados Unidos, el 18 de octubre del 2003.



 CÍRCULO CERRADO

"Yo no vengo a resolver nada"

La madre Rosa tiene un hijo Juan y ese hijo Juan
tiene un hijo Pedro, entonces la abuela Rosa
aconseja a su nieto Pedro que cuide de su padre Juan
en los últimos días de su vejez.
El hijo Pedro entierra a su padre Juan
y cruza por la vida engendrando a Francisco, Inés,
José, Mario y Jorge, que luego sepultan a su padre Pedro
para todos ellos engendrar las Rosa, los Juan,
los Pedro, los Francisco, las Inés,
los José, los Mario y los Jorge,
enterrando y engendrando ad aeternum.

 

LA MUERTE GORDA

Has agotado las conversaciones de sobremesa, sales
a pasear por los domingos, parques y parecidos,
se te olvida la lógica, escribes
interminablemente pensando en qué sé yo.
Extranjero vas llegando a la Plaza de las Palomas,
tu banco es el mismo, el sol y el tiempo en el reloj británico
de perfecta cronometría te señala un viaje sin itinerarios.
Todo indica apenas que la luz se duerme: sientes
ese relente húmedo, giran los cafés, son de ámbar los periódicos
y cada cifra es un nombre.
Entre pasos de madera se estremece aquí tu cuerpo
en un lugar intacto
donde han de encontrarse los mercaderes.



HEMBRIMASOQUISMO

“Quiero que sepas
una cosa.
Tú sabes cómo es esto”.



Clasificada nazco como mujer.
Eterna esposa entre ollas, platos, calcetines,
escobas, cocinas, papillas y cedazos.
Río en mi apostolado de sábanas.
Aséptica rechazo ambigüedades;
defiendo el-legado-del- espíritu,
mientras exorcizo el presupuesto.
Funcionaria del tiempo distribuyo los mil y un días
en flagrantes compromisos, cumpleaños y bautizos.
Toda una red de conductas hidrópicas, purgativas.
La soledad me marca en las ferias y en las plazas.
En el instinto me refugio.
Me controlan la matriz.
Me postergan, me limitan, dosifican la ternura
y las palabras.
Planeamiento de alto nivel condicionan mis esquemas.
Sobre el parir o no parir
hablan.
Ponen odio y miedo.
Me lanzan por el rostro las leyes, la religión
o las costumbres.
Y a ti que te sonríes, te borraré del Paraíso.

“Os voy a contar todo lo que me pasa”


 
Más información de la autora en:






No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.