Header Ads

[Ocio increíble del que somos capaces…] Dos poemas de Daniel Rojas Pachas.






[Ocio increíble del que somos capaces…]
Daniel Rojas Pachas.





Pero escribí: tuve esta rara certeza,
la ilusión de tener el mundo entre las manos
—¡qué ilusión más perfecta! como un cristo barroco
con toda su crueldad innecesaria—


“Enrique Lihn – Porque escribí”.


Una forma
De escribir poesía
Es vivir epigrafiando



“Luis Hernández – Una forma”


Escribir por fragmentos: los fragmentos son entonces las piedras sobre el borde del círculo: me explayo en redondo: todo mi pequeño universo está hecho migajas: en el centro, ¿qué?


“Roland Barthes - El círculo de los fragmentos”






Primera muerte o primera lectura.

Una hermanita yacía muerta
Las otras se alimentaban del hígado y riñón
Bebiendo la fría sangre gozaban de
una bella juventud
Y bella y rauda fue también su muerte
Lanzamos a toda la pandilla al agua
¡Ah cómo chillaban esos pequeños hocicos!

“Gottfried Benn - Bella Juventud”
(Traducción personal del alemán)






Ciudad.



“Amanece. / Se abre el poema. / Las aves abren las alas.
(…) La ciudad despierta.
La ciudad se levanta.
(…) Se abren puerta cartas. / Se abren diarios
La herida se abre”.



“Gonzalo Millán – La ciudad - fragmento”




Lo previo (((escrito)))
ha sido un ensayo de nacimiento.




Sin pies o manos
retina como caldera y un cuerpo que abre paso


Barthes dice contemplar la lucha libre “con asombro y predilección este artificio deportivo, sometido en su estructura misma, al asíndeton y al anacoluto, figuras de la interrupción y del corto circuito”


La calle,
a fuerza de motos repleta con violencia.
Payasos a ciento-cincuenta kilómetros por hora,
de un lado ponen a prueba la rabia
del otro suena el gong
y ella,
pierde control…



Otra historia de hermanos que se interrumpe: Hah! ¿No te gusta lo que escuchas eh? ¿Te hace enfadar? ¿Y qué piensas hacer al respecto? Bien, Kaneda ¿QUÉ PIENSAS HACER AL RESPECTO?


Edificio de palabras… disparos quiebran rostros y la maquinaria… un cartel inmenso de Cola antecede la ciudad de neón…


toda una experiencia el vivir aterrado ¿no es así? Eso es ser un esclavo.
El paisaje de esta factoría (una lágrima bajo la lluvia) no es más que una clausura,
y ella…

un tráfico de revelaciones pospuestas
como el sonido para un ciego,
como ebrias miradas que mienten ante un origami de unicornio…


Por encima de cerros, plástico y verbo…
Un replicante, la pandilla, un torpe niño y el detective,
van pariendo el dolor…

Todos esos momentos, se perderán en el tiempo…






[Nada se pierde con vivir, ensaya; aquí tienes un cuerpo a tu medida. Lo hemos hecho en sombra por amor a las artes de la carne]




Siempre puedes pensar que fue el tren el que se arrojó a ti
“Paula Sinos Montoya – Estorbo”





La pregunta no encierra misterio alguno
¿Eres feliz?
La pregunta en todo caso era otra…
Y su misterio será menor.
¿Por qué duele tanto?



“Voy a esperar en este lugar donde el sol nunca brilla”



y hablar
desde la ingenuidad de la poesía, hablar con los puños, a gritos…
pretendiendo tartamudos, que aún puede decirse algo nuevo
o más incierto todavía…
Entenderse.

Sin tener mucha consciencia de aquello…
O esto en mis manos,
resulta sencillo afirmar
-Todo ha sido una derrota-



“Todos esos arrestos, todas esas confesiones obtenidas en este cuarto, ilegalmente o de cualquier modo… ¿toda la droga tomada de las calles esta noche… para qué? …debes sentirte muy orgulloso. Esto es lo que el héroe deja al cruzar la puerta”


Al menos hemos sacado en claro,
uno que otro generoso silencio…


Con la tecnología de Blogger.