Header Ads

Vg.

Se puede, en toda devastación común, por mucho que los carteles lo prohíban y los agentes del orden así lo dispongan, palpar el sentido interno y genuino brillo de la creación; esa brecha límite y delicada que nos impulsa desde la herida. Ella nos consume y da cuerda (como un burdo respirador artificial), aunque sea por unas cuantas horas más.

Allí, durmiendo sobre la cicatriz impuesta y oficial cordón, pace la actitud de abjurador, el irónico aprecio a las formas, la heteroglosia capaz de sintetizarse y en mi particular afán, esa vocación por el sonido (verso amparado por el desconcertante poder del ritmo) tal como Borges, en su filológica obsesión con el ALEPH o Rothko, queriendo desnudar el delirante misterio del rojo y es que ante el espejo, descreo
de este mono parlanchín, la funcional dialéctica y el imperio de la sintaxis coordinada. La suma ya no congrega mi pasión y en el fondo, muy al fondo de esta poza confusa, sincero intuyo, que debe haber algo más o mejor aun, NADA, donde antes creímos despuntaba una magnánima estructura de rascacielos definiendo la herida, el respirador, mi propia voz y silencio; con un patentado signo, el de todos, que en concreto, no son más que eso. Un vano ser.

Autor: Daniel Rojas.


2 comentarios:

Experimental dijo...

:::

Experimental dijo...

Bajo la premisa de:

Eres lo que comes… (Carne de cerdo, pollo que quien sabe como habrá muerto, carne de res, vegetales, frutas, etc.) ¿Tu que comes?

Eres lo que piensas… (Nada, tonteras, en el futuro, en la naturaleza, en el amor, etc.) ¿tu que piensas?

Eres lo que haces… (Drogarte, estudiar, leer, pensar, trabajar, huevonear, etc.)

Eres lo que hablas… (Sandeces, de las demás personas, del clima, de las noticias, de la vida, etc.)

¿Y tú que eres?

Con la tecnología de Blogger.