Header Ads

Vea: La Joven de Buñuel.

Datos técnicos.

Título del film: La JovenAka: Island of Shame (UK) White Trash (USA)

Director: Luis Buñuel

Guionistas: Hugo Butler (como H. B. Addis) y Luís Buñuel, sobre el cuento "Travelin' Man" de Peter Mathiessen

Reparto:
Zachary Scott .... Miller

Bernie Hamilton .... Traver

Kay Meersman .... Evelyn o Evvie

Graham Denton .... Jackson

Claudio Brook .... Fleetwood

Año de Producción: 18 de enero de 1961 (USA)
Lenguaje: Ingles.

Sobre el film: Por muchos una cinta opaca en la filmografía del director Aragonés y como no, ante clásicos de la talla del Discreto Encanto de la Burguesía, el Ángel Exterminador, Belle de Jour o Viridiana , por nombrar solo algunos de los maravillosos relatos que nos lego el genio español. Sin embargo y pese a las opiniones dispares que puede haber ante esta producción México-Norteamericana (lo cual la ubica dentro del periodo de producción del director en la república Azteca) no cabe duda que hay mucho por reflexionar y claramente redescubrir en esos 96 minutos que aparentemente, nos sitúan ante una historia lineal de discriminación racial y violencia.

La atmósfera, a ratos desierta y por momentos exuberante, da forma a una isla pantanosa que sirve como coto de caza y terruño de Miller, el cuidador y su socio: El viejo Pee Wee y la nieta de éste, la adolescente Evvie.

Espacio cárcel-hogar, como los que acostumbra Buñuel. Resulta perfecto escenario, una especie de purgatorio aislado, en que seis vidas alegóricas se cruzan y colisionan, para dar sentido y mixtura a lo que yo considero ante todo, una historia de ángeles caídos y redención.

Traven un jazzista de color, es injustamente acusado de violar a una mujer. Es el símbolo central de la opresión, el fugitivo, el extranjero vapuleado por su piel y origen. En su fuga, la que sin duda da al espectador curso vertiginoso desde que arranca la primera imagen y sonido del celuloide. Esa zona rocosa constantemente abatida por el mar, fotograma acompañado de la canción de Leon Bibb. “Sinner man” que luego Nina Simone haría popular, nos zambulle de lleno en las orillas de este paraje que en otras condiciones, podría ser un espacio ideal de descanso y lo es, por lo que queda para la imaginación cuando los que viven allí, dan a conocer que es un lugar de relajo y diversión privado para acaudalados hombres. Buñuel no abandona su crítica al establishment aunque aquí prefiere hacerlo desde la periferia y centrarse en los abandonados. Eso si, sin dejar de exponer sus viejos fantasmas y fetiches: La relación hombre maduro-niña. Tal como en, Ese oscuro objeto del deseo y en la adaptación de la novela de Benito Pérez Galdoz, Tristana , Evvie se convierte en el blanco culposo de las fijaciones de Miller, una vez muerto el abuelo de esta. El viejo Pee Wee, una presencia ausente, borracho irresponsable del cual solo vemos los pies (recurrente imagen en la filmografía del director) y la tumba, risoria en que su nieta quiere depositar una botella de whisky barato al pie de la cruz.

La ironía es una de las potencialidades del surrealista, mas eso no medra la tensión, ya que resultan tortuosos en extremo, los momentos en que vemos a la pequeña asediada por las garras del cazador. Sin duda toda una metáfora se vislumbra en el mapache que destaza y devora una gallina de manera explicita…

Evvie, La joven, que en apariencia luce como una salvaje, esconde una belleza inocente y pura, otra marcada conceptualización, pues como dice Traven al conocerla y empezar a forjar su amistad, ella tiene ese algo. Recibe de esta un generoso trato (comida y provisiones), Alma generosa e ingenua, que sin embargo debe lidiar con el benefactor y apoderado que dista mucho de admirar esos rasgos y desde el comienzo se muestra como un impositivo canalla que la humilla y una vez enfrentado a Traven, extiende su red de odio procurando matarlo en reiteradas ocasiones. Opta finalmente cual Demiurgo omnipotente, a favor de este, procurando dejarlo respirar, de manera que pueda expandir su cólera y ánimo de control, engullendo como empleado. Tercera alegoría, la de este amo y señor, casi un noble feudal. De esta forma se van delineando las principales relaciones empero la dimensión de la tragedia Buñueliana no cesa simple y llanamente en este triangulo patético que raya en los limites de la legalidad y la moral, al presentarnos el estupro y las maquinaciones de seducción del guardia, al mismo tiempo que expone su odio hacia los negros, la intolerancia y su determinismo tan propio del sur americano (recuerda a Faulkner)

El único contacto con la isla es Jackson, una bestia que representa una imagen exagerada y grotesca, casi una caricatura burda de Miller, el compañero ideal para este. Como Caronte, Jackson conecta este erial lúgubre con el mundo externo y paradójicamente, en su viaje principal al sitio, trae consigo a un cura protestante (la religión otro elemento que no podemos eludir en los dardos del ojo de Buñuel) Estos dos arquetipos, el partner de cacería de Miller y el bonachón padre que viene a buscar a Evvie para llevársela a la ciudad a un hogar de menores, complican la trama en ambos sentidos, pues desnudan y hacen estallar el conflicto moral sexual y el de violencia racial. Jackson delata a Traven y la razón de su presencia en la isla, la fuga de un eventual linchamiento lo cual hace bullir la sangre indómita de Miller a la par que el cura suspicaz, descubre horrorizado la situación oculta que ha forzado a Evvie a convertirse en mujer y amante de Miller. Sin duda una historia que dista mucho de ser una simple anécdota fílmica, temáticas muy pertinentes y complejas que hacen de este reducido mundo que es la isla de caza, una olla a presión que no deja impávido al público…

De la prodigiosa filmografía de Buñuel, considero yo, una cinta que destaca por la madurez del director, el lenguaje narrativo limpio y el poder conceptual por encima de los adornos, claro sin menospreciar, las imágenes intrigantes y deliciosas a que nos tiene acostumbrado. Altamente recomendada para ser buscada en Internet y darle "respaldo" o en su defecto, en alguna tienda de cine arte o de colección.

Autor: Daniel Rojas P.


Un Trailer de Nut-Ace (carrollera) para la película.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.