Header Ads

Relato inédito de Daniel Rojas Pachas en Revista Electrodependiente: FZ



Su sección era parte de un programa que salía al aire todos los sábados. Dedicado a la cultura urbana y tendencias juveniles, el show iba en principio dirigido al creciente segmento de jóvenes skaters y cultores de la música agro metal, sin embargo, abrió un espacio para el videojuego y los comics impulsado por la fiebre del anime que surgió en el país luego de una polémica que se desató cuando en una provincia del sur unos niños arrendaron en el videoclub local Urotsukidoji, manga hentai gore en el cual diablos con tentáculos en formas de miembros destrozan anal y vaginalmente a jóvenes vírgenes. Pensando era algo estilo Caballeros del Zodiaco, el dueño del videoclub ignorante de las cintas que tenía en su poder arrendó la animación japonesa que fue vista en familia provocando un escándalo que dio píe a una campaña de meses en que iglesias y centros de madres arremetieron en contra del comic y el anime. El hecho primordial era que estos se vendían en quioscos a vista y paciencia de todos y en el mismo saco podía caer una portada de Xmen con una voluptuosa Tormenta y Rogue dibujada por Jim Lee, como la serie Ranma ½ que comenzaba a ser exhibida esos años por señal abierta. Las damas conscientes y preocupadas y los curas atentos al destino de los niños acusaban el libertinaje de los canales al transmitir programas como Sailor Moon o Guerreras Mágicas que glorificaban la pedofilia y la atención de viejos obscenos sobre las cortas faldas cuadrille de las escolares. Lejos de espantar a los jóvenes y lograr algún avance en pro de la censura, hordas de adolescentes se volcaron a abrazar la cultura otaku y nipona, su música, vestimenta y hasta exóticas comidas envasadas que llegaban de importación logrando un público cautivo que atrajo una no despreciable manada de auspiciadores. Comerciantes que ya vendían estos productos, y otros que reptaron para anidar hasta hoy en el tráfico de merchandising de entretenimiento. (Texto completo en Electrodependiente)

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.