Header Ads

A propósito de “Tremor” [por Alejandro Pérez]


“TREMOR”
Daniel Rojas P.
La Liga de la Justicia Ediciones, Arica Chile 2013 Pag 55 Formato Bolsillo
Por qué “tremor” oculta lo que es?. En él todo es encubrimiento, retuerto, una caja china. “Todo en el era velocidad y extasis” Jack Kerouac, epígrafe que no es epígrafe pues es parte del metatexto, o texto en el texto. Una clásica cita de novela para un texto que no es novela (no lo dice en ningún lugar) ni cuento (no tiene su estructura), un texto que además busca la ambigüedad en tanto estilo o modo literario. Un texto que mas por su diagramación resulta literatura aunque lo niega en su primera página con un lenguaje formal de informe policial. Que se esconde en el meta-relato, o en el relato en el relato. El texto que en primera persona evita la presencia del clásico narrador en tercera. Incluso usa como recurso la presentación de información en formato propio de los campos de bases de datos como ardid. Pero no nos engañemos, todos han leído en algún momento a Jara y Moreno, y siempre, sabemos, siempre hay un narrador: ficticio, implícito ayer, fractario u holográfico hoy pero narrador al fin.
Buen esfuerzo de Rojas Pachas por intentar soslayarlo. Todo narrador tiene siempre mucho de su autor, habla de él. Incluso todo gran escritor sabe que la llave maestra de una novela es dar con el narrador y con su punto de hablada, y no con el tema o anécdota. Temas, anécdotas, son pocas, algunos dicen una docena, otros un poco mas: después de los griegos ya no hay nuevos temas, todos son una infinita recreación de los originales decía mi profesor de castellano en el liceo. Entonces, ¿por qué “Tremor” evita lo que es?
Rojas Pachas tiene textos anteriores, novelas, ensayo y poesía; en este último género “Cristo Barroco” es un libro solvente y del que seguro mas adelante no se arrepentirá. Algo excesivo en los epígrafes (30 epígrafes para 20 poemas) que mas parecen querer dar cuenta de su variada cultura literaria, pero que sobretodo dejan perplejo ante lo que pueden tener en común un Shakerpeare con Lewis Carrol, o Kafka con The Beach Boys. O Pablo de Rokha con The Mamas & the Papas, y que sin embargo en torno a su “Cristo Barroco” logra darle a ellos unidad y coherencia. Hay versos porque es en la lìrica en donde se constata hoy la calidad literaria de Rojas- que transgreden o que fuerzan la semántica y logran hacerse comprender de forma tan nítida y potente que parecieran reinventar el lenguaje:
“y entre lágrimas en forma de sílabas descompuestas / he procurado comprender el mundo fuera de lo verbal” o, en el mismo poema “y quién puede/ culpar a un fantasma de no existir…/ quién puede/ contener en un soplo/ la inmensidad del silencio/ y pedirle que selle su magia a gritos“.
Son las puntas del cordel, los extremos, los territorios literarios de Rojas Pachas? Fue a buscar el estilo, porque ya lo decíamos los temas son siempre los mismos, allá donde otros no van?. Pareciera que “Tremor” es eso, mas una búsqueda en un extremo que expresión natural de su alter ego literario. Búsqueda de un público? Búsqueda de un modo?. Por qué Tremor no quiere parecer ser lo que es, una nouvelle negra? Apostaría porque en su búsqueda, el autor aun no decide en cuál extremo del cordel está su karma y mientras no lo decida, o no lo encuentre, su estilo, su punto de hablada, apostaría -digo- continuará implícito, solo pareciendo ser lo que es.
El texto no contiene errores formales (excepto en la página 55 tercer párrafo), pero no por ello comparto la seguridad de Pancho Pérez que augura en su contratapa que Tremor “se pondrá de moda”, (de hecho él no se puso de moda con textos algo mas “vainilla”). E incluso arriesgaría escribir que ojalá nunca un texto semejante a “Tremor” se ponga de moda. Indudablemente hay un drama en las 55 páginas, un drama que puede entenderse en la génesis y existencia misma de tal libro, como en el que viven sus supuestos protagonistas. O en que existan lectores que gocen con él. Y ante este drama (que de facto existe), recuerdo a Sàbato “la tarea del escritor sería la de entrever los valores eternos que están implicados en el drama social y político de su tiempo y lugar”. Estos valores eternos son los que van mas alla de la moda, son los perennes, los imperecederos, son a los que un escritor como Rojas Pachas, que ya tiene versos y páginas impecables, ojalá prefiera encumbre y distinga un día. La moda es para posteuropeos postmodernos que viven “la sociedad del bienestar”. Para nuestros escritores, los grandes, “la moda” siguen siendo esos valores eternos implicados en nuestro drama político y social, de los cuales seguro Rojas tiene algo que decir.
Y después de leerle, indudablemente me quedo con el Rojas Pachas, aquel “que nos tiene recogiendo del suelo / colillas de humanidad”.
Arica, Otoño 2014

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.