Header Ads

Fragmento de Patas de Perro (Carlos Droguett)



A los ladrones ofréceles tu dinero y a los bandidos tu carne, decía Gándara y en eso Gándara tenía razón. Por eso, explicaba él, era también agradable, aunque extraña, la oferta hecha por los comunistas acerca del muchacho. Querían que se lo prestara,  como si fuera una bandera o un testimonio. No eran malos, eran violentos, con la violencia acumulada por la miseria,  por el abandono, por la desvergüenza entronizada en la ciudad desde tiempos inmemoriales, los comunistas de algún modo industrializaban eso, lo administraban fríamente, implacablemente, aprovechando todas las grietas, todas las suturas, todos los resquebrajamientos, todos los matices de pudrición y de debilidad de la clase alta y de la clase baja para poner esa pólvora, formada por lágrimas y quejas, por duelos y dolencias, por asesinatos y depredaciones, por terremotos y matanzas, por epidemias y revoluciones y revueltas y motines y desfiles y huelgas, para poner esa pólvora formada con sustancia humana, con elementos de carne, huesos y sangre en las articulaciones del pueblo y hacerlo estallar. No eran malos, eran buenos, eran positivamente buenos, expertos, capaces, maestros calificados de la revolución, la preparaban firmemente, duramente como quien arma un mueble que ha de durar cientos de años. Por eso me hice comunista, decía Gándara, por eso mismo mi profesión es una profesión de comunistas, como la del médico, vivimos explotando, explotando científicamente, técnicamente, los sufrimientos humanos, no somos malos, no somos buenos, somos técnicos, por eso ellos tienen razón en pedirte prestado al muchacho, Bobi es un hecho para ellos, un hecho que ha ocurrido por algo, vale más que cien discursos y diez libros sobre la realidad económico-social de nuestro pueblo, por eso te lo piden prestado, porque les ahorrará mucho trabajo, porque él, en sus piernas, ya lo tiene resumido, Dios, la Naturaleza, sea quien sea el que hizo al muchacho, tuvo una idea genial al crearlo, ellos se dan cuenta de su valor, del valor intrínseco de Bobi, y quieren lanzarlo a la pelea, lucirlo simplemente, mostrarlo en silencio, desfilar en silencio, sin banderas, sin discursos, sin fanfarria, porque todo esto, todo esto que es Bobi es mucho más elocuente que todos ellos, que sus grandes oradores, que sus altísimos poetas, que sus oscuros y despeinados prosistas, Bobi es el mejor poema, la mejor novela, el mejor discurso subversivo que se habrá escrito nunca y el que lo escribió es un grandísimo revolucionario, no les digan que no, no les digan bárbaramente que no, dejen pasar una noche, dos noches, piénsenlo con la luz del alba, a lo mejor les encuentran razón a ellos y el muchacho se convierte en un líder revolucionario sólo por presencia, les servirá a los rojos para lo que ellos quieren, señalar los males, poner el dedo en la llaga, esa es la elocuencia de Bobi, eso es lo que hará Bobi por ellos, los comunistas no son la llaga, ellos ponen el dedo en la llaga infecta y hacen saltar el pus, eso es todo. Eso fue lo que nos dijo Gándara, dejándonos pensativos. Sobre todo a Bobi, quien se quedó además triste.

Con la tecnología de Blogger.