Header Ads

momento random #11 mahna mahna, la ira de los abuelitos de fundación las rosas, los valores ultracristianos de ciertos clientes y el ángel de Zeppelin




momento random #11 mahna mahna, la ira de los abuelitos de fundación las  rosas, los valores ultracristianos de ciertos clientes y el ángel de Zeppelin

por Daniel Rojas Pachas

…si me dicen piensa en algo que odies con extremo prejuicio, rápidamente aparecen dibujados en mi cerebro  los supermercados y las cadenas de farmacias y sobre todo, la actitud mecánica con que entrenan a los cajeros para incitar nuestra compulsiva ansía de comprar  mierda que no requerimos, pilas, toallitas húmedas, aspirinas, popcorn instantáneo o en su defecto donar esas molestas sumas, que impiden redondear el vuelto, a la caridad de turno cuyo nombre inspire mayor piedad... los abuelitos de fundación las rosas, el hogar de niñas golpeadas, la casa del niño quemado, etc... puedo sonar amargado pero pienso en Castel: cuando hay algo que parece extraordinariamente claro, una acción que al parecer obedece a una causa sencilla, casi siempre hay debajo móviles más complejos. Un ejemplo de todos los días: la gente que da limosnas; en general, se considera que es más generosa y mejor que la gente que no las da. Me permitiré tratar con el mayor desdén esta teoría simplista. Cualquiera sabe que no se resuelve el problema de un mendigo (de un mendigo auténtico) con un peso o un pedazo de pan: solamente se resuelve el problema psicológico del señor que compra así, por casi nada, su tranquilidad espiritual y su título de generoso.

…reviso con un flashback mi situación mientras camino de regreso a casa luego de hacer la compra puntual de un medicamento y sufrir la mirada castigadora de un grupo de ultracristianos que me condenaron al Hades por indiferente y de paso por lucir como metalero o algo por el estilo, ante sus ojos. Era una abominación satánica, sólo por la barba, el pelo y la camiseta negra de Zeppelin.

La cajera cobra y yo tarareo la canción de los muppets “mahna mahna”, hasta allí todo ok, sin embargo, luego me invita a donar mi vuelto y todo se va al carajo, pues no hablo sólo de 30 ridículos pesos sino que me indica puedo aumentar la suma a voluntad, quizá los otros 4000, total pronto esos billetes verdes se volverán molestas monedas como pasó con los extintos 500 pesos, entonces es mejor donar/botar ese dinero sobrante - respondo como programado e impelido por una indignación racional -señora, no donaría ni siquiera los 30 centavos... su mirada cambia y no se atreve a ofrecerme las benditas toallas húmedas o chicle, miro para el lado cantando más fuerte “mahna mahna” como si este fuera mi soundtrack de victoria y me topo con la mirada recalcitrante de una pareja y detrás de ellos una abuela, todos claramente
personas de bien con mucho dinero para donar y con valores ultracristianos que fueron ultrajados en cuestión de segundos por el metalero muerto de hambre y roñoso que tienen en frente, casi puedo imaginar que ante ellos soy  como esas capturas de imagen de ren y stimpy que destacaban lo grotesco de un lunar, una verruga, soy el cáncer de América... una de ellas mastica rabia y parece decir -hoy abuelitos no comerán y dormirán a la intemperie por tu culpa muchacho, no mereces llevar una camiseta con un ángel de brazos extendidos... 



No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.