Header Ads

Presentación de la nueva novela de Luis Seguel Vorpahl: Los muertos también lloran

portada1.jpg

LANZAMIENTO, día jueves 12 de mayo a las 19,30, Sala Centenario de la Universidad de Tarapacá. - Arica

Presentación de la nueva novela de Luis Seguel Vorpahl "Los muertos también lloran"

Mago Editores. 2011.



“Los muertos también lloran” de Luis Seguel Vorpahl es su tercer libro publicado dentro del género y la segunda novela que entrega al lector. Lejos de ser un relato extenso de personajes y conflictos es una historia de nostalgias, frustraciones y soledades. Todas las voc ...es que fungen como actantes revelan de principio a fin estar cruzadas por aspiraciones abortadas, grandes expectativas y recuerdos que son el sumidero de la pobreza provinciana, y no me refiero sólo a lo material, geográfico o económico sino al producto evidente de una lejanía ante esos otros centros más abstractos y avasalladores que trazan el margen vencido y derrotado frente a lo que se entiende como verdad, lo “correcto” que grava las percepciones absolutas de belleza, éxito y desde luego felicidad.

Vidas cruzadas por una tristeza compartida que se hace más llevadera y esperanzada al ser la miseria de un colectivo, de una comunidad de pobres diablos que se aman, recuerdan y cuentan las historias agridulces a los que los sucederán en: “esta rueda tan estúpida, tan llena de rarezas”. Ernestina, una obesa portera que sirve de cerbero al hospital de un pueblo que juega a ser ciudad, César, el calvo y pasivo administrador de la misma institución médica recordando a diario su pasado glorioso como amante y su falta de coraje para asumir la vida que ansía, Alejandro, un indigente que no se considera tal por ser dueño de una bicicleta y el receptáculo andante de un tumor, Joaquín, un desdentado y melancólico peluquero y por supuesto las hermanas de la gorda protagonista, cuya grasa, material sobrante y adiposo, no se encuentra en sus cuerpos sino en la mezquindad de sus personalidades, la lista es mayor pero conocerla es tarea de los destinatarios de la obra… Algo interesante y que me gustaría señalar es cómo las vidas que el texto y su autor nos presentan, están marcadas por algún factor somático, problemas glandulares, hormonales y cutáneos que hacen juego con aquella desgarbada épica diaria que desnuda el absurdo de experiencias arrojadas al fracaso reiterado. Un diálogo tenso entre discurso y deseo frenado por la frontera de la carne, lo que recuerda el dolor de muelas del personaje de “Memorias del Subsuelo” de Dostoievski, malestar que expresa la nausea Sartreana ante el otro y el mundo, similar al dolor de Aniceto Hevia que Manuel Rojas forja en tan memorable pasaje llamado la herida, una alegoría que cruzará toda la literatura Chilena contemporánea indagando en la fisura que resume nuestra huerfanía y desamparo cultural.

Daniel Rojas Pachas.





Con la tecnología de Blogger.