Header Ads

Selección de Poemas de José Martínez Fernández

noticia_11813_normal.jpg



Selección de Poemas de José Martínez Fernández realizada por Daniel Rojas Pachas.

Tomados del libro Cuarenta años de Poesía – Ediciones Palabra Escrita –Julio del 2007


LOS ARQUITECTOS DE LA MUERTE


Han ascendido a la luz de tus ojos

los que construirán tu cuerpo en inercia

para ser reposado en la tierra.

Estoy viéndolos.

En tus niñas se mecen los últimos silbidos.

Los arquitectos de la muerte

subirán tu hermosura a los cielos

y así como una gigante copa

te derramaran en la arena entonando aromas.

Serás una piedra huesuda

flotando en los mares del olvido

cuando yo este sepultado

junto a los tallos de las plantas.

Llanto se derramara en los mármoles.

Los mausoleos de sangre

continuarán ordenando el silencio grave.

Así, ahora, como los arquitectos de la muerte

florecen en el nido de tus pupilas,

así un día lejano coronado de canciones

los arquitectos de la vida

construyeron tu copa con flores.

Te iras entre el silencio y el llanto,

pero en mí, abeja en perfume te vas a quedar,

forcejeando el bien armado dolor de tu recuerdo.

(1967)


EN LA GRAN CIUDAD


Te conozco ahora.

Sandra; Claudia o qué.

Qué importancia

tiene como te llames,

si después no tomaremos

el mismo tranvía.

(1972)


CANCION PARA UNA MUCHACHA MUERTA A MEDIODIA


Tu casa bruscamente cerrada

y luego el parque y dale y dale

el mundo nuevo que encuentras

con L.S.D. y pastillitas,

el mundo que te habla de maravillas,

y carga y carga. Tu cuerpo cargarán.

Y ese vehiculo hacia la ausencia,

ese golpe en el estómago,

esa luz que se fue.

Y luego tu existencia desparramada

sobre la mesa y el médico que entra

cantando y abre tus párpados sonriendo.

(El medico ríe con la risa

de la gente que transita la ciudad)

Y el detective que interroga.

Y todos sonríen.

Y todos caminan como ayer.

A nadie le interesa tu cuerpo botado,

tu silencio de quince anos. Entonces:

¿A quién mierda le vamos a decir que despida tu muerte?

(1972)


MISIÓN DEL POETA


Ser poeta está bien.

Para decir lo que otros callan

porque no captan la canción guardada.

Hablar de las cosas

que tienen música

y darle melodía

a la materia inerte.

Ser poeta está bien.

Para expresar el mundo

sin medir las palabras

a solicitud del gran maestro:

Walt Whitman.

Ser poeta está bien.

Desnudar muchachas con palabras,

beber la vida como alcohol

y ¡por qué no!

hacer del ruido del mar el silencio

y del silencio el gran canto

porque, al final de cuentas,

la misión del hombre que canta

es darle un poco más de pintura

a la obra no concluida.

(1973)


Círculo

De la cara-leche

salta

usa después

vestidos cortos

salta

va a los bailes

de colegio

salta

usa minifalda

y botas negras.

Le empieza a gustar

el pan fiestal

y luego a los hoteles

salta

y se descubre

carne blanca

carne poseída

carne habitada.

Y salta

de su estructura

otra cara-leche

que dentro

de catorce

quince

o dieciséis

venas anuales

irá a bailes

y beberá el amor

en residenciales

y de allí

cara-leche

nueva

otra vez.

(1978)


POESÍA EN FUNCION


Hay que hacer la luz.

De alguna manera

hay que abrir una ventana

una puerta

a la luz.

Yo se que vendrá.

Usted lo sabe.

Y, sin embargo, desesperamos.

Pero abramos las puertas

y las ventanas

y lo más importante el corazón de los hombres

y entrará la luz.

(1977)


1970


De vez en cuando vuelvo a ti

Comparto tus silencios

y tu inútil sonrisa

Entonces era 1970

Y cosechábamos esperanzas

Se gritaba en las calles

Se podía disentir

Yo no te amaba

O quizás

Pero te quería

Lo juro

Te quería para la cama

Porque tú no podías pensar

que podías tú pensar

Y ser como los pájaros

Pero vivías como pájaro

Hecho increíble

porque estábamos en 1970

Hoy te lo perdonaría.

(1982)


EN EL CORAZON DE UN HOMBRE

HAY UNA HERIDA MUY MARCADA


lo digo por la luz que afuera marca el ángulo vidrial

de mi departamento

sin ninguna gota de agua o con todas

me he pasado los años mirando el cielo que me negaste

a veces me gusta y a veces me da ira

pero el placer de seguir por tus ríos me llena de una alegría

que quizás sin tu marca nunca tendría

eres esa alegría y eres el dolor, esta herida es muy ancha

y tú la sabes

y es largamente nostálgico sentir que tu mar

está muy lejos en el tiempo

que ya no puedo tener de tu sangre

los sueños de unos niños

que a estos jardines viajarían

y así se me van los días

con la sola idea de ti.

(2000)


1 comentario:

Martin dijo...

Mientras estoy en mi viaje por el norte leo tu blog porque me fascina. Estoy alojado en distintos hoteles en salta y me tomo un tiempo para disfrutar de estos relatos

Con la tecnología de Blogger.