Header Ads

Locus Pocus.

eye-scapes-12.jpg

Locus pocus.


Un Poema de Daniel Rojas .


A ti,

tiempo, padre,

fuego,

ausente padre,

devorador de críos, planetas y renacuajos.

A ti,

Castrador de días y universos

¿Por qué?

Por qué tanta copla y alabanza,

tanta gloria, llanto y totémica elegía,

si hay tanto hombre

desfallecido,

criado por madres y abuelas,

y por qué tanto crono, falo y logocentro,

lleno de templos y rayos

con tanto ígneo designio marciano,

apolíneo, curvo y metafísico

con huérfanos que recitan a Nietzsche,

en cada paso de su sucio trapo.

¡Dime!

Desde tu imponente esquina, llena de diluvios y reyes femicidas

¡Duerme!

En tu trono de vellos ensortijados

y voyerismo que crucifica en el Gólgota,

a hippies harapientos.

Háblame de tu cáliz y diezmo.

Cuéntame de aquel ejército de gospel y pecado…

Si hay tanto pobre bastardo,

blancas generaciones gimiendo cisnes,

música sin ritmo y letras hacia

a

b

a

j

o

como la caída del piloto Kong

y el discurso misil que va rezando:No se preocupe my fuhrer, mi señor, Dios de la global anestesia.

Aprendimos a amar la bomba y cantamos con Doris Day,

el fin del globo, Que Será, Será,

y su languidez, siniestra recorre la muerte pura de la R.A.E

whatever will be, will be

y al cuerno de la abundancia el senado, los caballos de Calígula, y la pulcritud sintáctica del formalismo ruso, cualquier manierista manera, parirá el ingenio emoticon, para poner de moda el rococó y a San Cordoba de las Soledades.

Con chasquilla o sin ella, el glam manco de Lepanto, entre best sellers predica su pasado y el esperpento bohemio,televisado junto a Barbas Jacob…

Y tú, oh señor de los infinitos verbos, entre tanto engendro metonímico, morfinómano, photoshopeado metatexto sin apellido…

Darás un último discurso y simulacro con un ipod en la mano y una burger queen fermentando, y a pasos de coloso y con estúpidos saltos, como en una rayuela desquiciada, veremos podrirse las mejores mentes de nuestro tiempo, jugando al twister de los mil dragones del Apocalipsis,

y en cuatro patas…

en una orgía caníbal, nuestro noble corpus con la pierna enhiesta entre digitales hipervinculeados maestros, sentirá la retina nuclear en la pantalla verde.

El plasma y lcd, no el deLucy in the sky o Jefferson Airplane, aunque podamos descargarlos con un clic leyendo a Tolstoi mientras vemos a Dylan y Ginsberg, como profetas del Homesick blues.

y en la tumba profanada del tío de On the road, meca sacrosanta, violada por los poseros de siempre, quedamos en pana, calle abajo, más solos que nunca, sin interzona, desierto, volante o escape…. El paso de L.A a Tijuana, es un mero carrusel de niños ricos.

Mimados pijes del prime time en Warner Channel.

Mimados pijes del prime time en Warner Channel.

Y como cualquier otra pulsación del chirriante ser inalámbrico, viajando en mensajes satelitales, agendamos los diurnos trajines sin remitente o destino, pero con un GPS por barbilla, quizá así podamos definir el destino de esta roca que no deja de girar, aunque este más rodada que cuando Monsieur Pain, trato al cholo que murió de todo y escribió como nadie sobre nada,

y entre nada y nadie...

entre fibras ópticas y tanta genital desidia y publicidad de dentífrico,

nos vierten como starbucks al génesis de un seattle beckettiano

o al london calling que vió nacer tanta pistola sexual de pantalón apretado…

Con furioso discurso gutural y aunque gritemos: fuera la niña, la pinta y la santa maría, como Sid, no Ruy de Vivar, sino el vicioso asistémico: Los silentes cartuchos sin dientes seguirán cayendo como salmos del mañana y en un ragnarok abrir de ojos,las páginas de virus platinado y plaquetas en microchips, chocochips para pastiches y extrañas formas de ejercitar lo intertextual, tejerán el perfumado fracaso de todo intento.

Un circular retorno de revolución floral, vegana, animal, objeción de conciencia sin Thoreau para objetar…

Llenos de inteligencia plástica y soma artificial, la vida en los bosques se carcome como los cimientos de la dizque- razón post-moderna, ultra moderna, Borges moderna, Derrida Moderna, Rorty Moderna y las ranuras omnipotentes de cada poema como herida como tatuaje, como cut-up and Fold-in, como víctima del neo barroso, nouveau roman o la anti-olímpica difamación de: Yo soy el individuo, se diluye en la lejía dividua de Another brick in the wall y ahora, sin dark side of the moon o Heroin to calm down, pirateamos nuestra conciencia y la subimos al flog, siendo alguien con un simple embed: object width=425 height=355 param name = minúsculos gramos en la topera de Deleuze o en su defecto y sin script del css o el bendito html, no queda más que otro palurdo muñequito de trapo, figura de colección e ítem en los anaqueles y víctima de la máquina de K, no K-Mart, sino el checo que vio más que Blake y Jim en su hotel, cerrando la transmisión de las puertas, cerrando las pupilas, de este lugar sin vida…



Autor: Daniel Rojas Pachas.

Publicado en Cinosargo


2 comentarios:

Monica Alvarez dijo...

Hola Daniel:
si Dios ha muerto como dice Nietzsche,estamos sin padre,huérfanos como dice tu poema.Porque hay quienes creen que "quien ama a Dios,ama a su padre".Muchas veces buscamos a un dios-padre sustituto y Nietzsche puede ocupar su lugar y ser nuestra fuente de inspiración.La orfandad es un estado poco deseable.
Saludos

Tito Manfred dijo...

Más que un poema, un exceso. Un exceso neobarroco. Me empezó a doler la cabeza. Te maldigo, Daniel.

Desatte.,
Tito M.

P.S.1: No, hablando en serio, es un interesante poema poblado por significaciones que se multiplican exponencialmente a partir de la intertextualidad y la confrontación de discursos divergentes (filosofía vs. pop). Indudablemente, se trata de un texto pretencioso, y he ahí su mayor virtud y su mayor defecto.

P.S.2: A mí también me ha posteado la nona. Es un encanto... Hago mi mayor esfuerzo por no poner en evidencia mi gerontofobia. Jajá.

Con la tecnología de Blogger.