Header Ads

Gesta.



Volátil,
efusiva,
huraña dilación.
Y el gran pasado,
tortuoso torbellino entre tus dientes,
paisaje de negra viuda,
esquiva y orillada,
va consumiendo la eclosión de viejos canales.
Sórdida,
sacro-mental, fuente inspirada.
Y TÚ, lengua,
tu lengua,
amiga de las coincidencias,
acaso no sientes el mascar intenso,
de este hermética ave.
Roída la fibra sensual,
veo desde el espejo sin cabeza,
la voz impávida que canta…
Todo escritor que se precie,
debe llevar una mariposa en el bolsillo,
lista a destripar,
a todo crítico o enemigo de su arte

1 comentario:

Tito Manfred dijo...

Hola, Daniel. Gracias por visitar mi vertedero poético y comentar tan extensamente mi último texto.
Haciendo justicia al espíritu poco pretencioso de El Esplín, quizá no debiera tomarme muy en serio la crítica más bien positiva que le hiciste a Banda Sonora, del mismo modo en que no me he tomado demasiado en serio el basureo anónimo del que han sido objeto algunos de mis escritos ahí publicados.
No se tome a mal lo anterior, camarada; es sólo que nunca ideé El Esplín como un blog literario, sino como un mero receptáculo de mi incontinencia verbal y emotiva. Dicho con otras palabras, es el espacio en el que practico o ejercito, sin pudor alguno, la masturbación poética no literaria. De ahí que me descoloca o sorprende de sobremanera toda crítica (positiva o negativa) que le sea dedicada a un material que es grotescamente autocontemplativo (o que en el mejor de los casos es apelativo, sobre todo cuando le escribo cosas empalagosas a mi novia) y que no busca ser adjetivado como "poético" o "literario". En ningún caso se trata de textos trabajados y pulidos de acuerdo a la mirada crítica que todo poeta debe tener respecto a su propia obra; sólo son textos espontáneos que responden a la sensibilidad del momento y que no corrijo mayormente (cosa que sí hago en el caso de los poemas que publico en Patria Esteparia).
De todas formas, me pareció muy interesante tu análisis a Banda Sonora y te agradezco profundamente el tiempo dispensado al análisis de esa pequeña creación mía. Y dado que te respeto como poeta y estudioso de la literatura, quizá deba hacer un ejercicio de introspección para sincerarme conmigo mismo y confesar que en El Esplín hago una búsqueda estética que va más allá de la simple paja lírica, jaja.
Bueno, nos estamos viendo. Critique no más, con confianza; soy receptivo y tengo hambre de superación. Otro día me daré el tiempo de pasar por acá a leer tu poesía y destrozarla, jaja. Que estés bien. Au revoir.

Saludos,
T.M.

P.D.1: Ah, casi olvido detenerme en lo de "puto corazón": aunque parezca excusa chanta, la verdad es que suelo escribir a partir de un "yo" conflictuado, atormentado por diversas pulsiones y conciencias, razón por la cual acostumbro insertar palabras, expresiones o versos que descolocan al lector y lo sacan del escenario en que el hablante lo ha situado en un comienzo. Es algo así como una voz disonante que el hablante no alcanza a silenciar.

P.D.2: Con la explicación anterior, mandé a la mierda toda mi exposición sobre la nula pretensión literaria de Banda Sonora, jajaja.

Con la tecnología de Blogger.