Header Ads

Lontananza.

En esta marejada eterna,
lugubre y
cobriza.
La gran sepultura de los tiempos,
escucha
cada palpitar y denuedo.
La humana deso-lacíon,
la espera soñada.
Siempre limpia
siempre sola,
cálida en atardecer
humeda y pálida,
frente al vacío
y
pequeños,
en el vértice
occidental
de la emoción,
contemplamos
bajo
su generosa ira y
pasión sororial,
devorados por los cactus.


Autor: Daniel Rojas P.

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.